Sólo otro weblog de WordPress.com

Entradas etiquetadas como ‘PREVENCIÓN’

LA ENFERMEDAD DE NEWCASTLE

Enfermedad de Newcastle

 Etiología  Epidemiología  Diagnóstico  Prevención y profilaxis  Referencias 

ETIOLOGÍA

Clasificación del agente causal

Virus de la familia Paramyxoviridae, género Rubulavirus

Temperatura:  

Inactivado a 56°C/3 horas, 60°C/30 min

pH: 

Inactivado a pH ácido

Productos químicos: 

Sensible al éter

Desinfectantes: 

Inactivado por formalina y fenol

Supervivencia: 

Sobrevive durante largos períodos a temperatura ambiente, especialmente en las heces

EPIDEMIOLOGÍA

Huéspedes

  • Muchas especies de aves tanto domésticas como salvajes

  • Los índices de mortalidad y de morbilidad varían según las especies y en función de la cepa viral

  • Las gallinas son las aves de corral más susceptibles, los patos y los gansos son las menos susceptibles

  • Puede existir un estado portador en las psitacinas y en algunas otras aves salvajes

Transmisión

  • Contacto directo con las secreciones de las aves infectadas, especialmente las heces

  • Comida , agua, instrumentos, locales, vestimentas humanas, etc., contaminados

Fuentes de virus

  • Secreciones respiratorias, heces

  • Todas las partes de las aves muertas

  • El virus es transmitido durante el período de incubación y por un período limitado durante la convalecencia.

  • Se ha demostrado que algunos psitácidos transmiten durante más de un año el virus de la enfermedad de Newcastle de manera intermitente

Distribución geográfica

La enfermedad de Newcastle es endémica en muchos países del mundo. Durante años algunos países europeos no han tenido esta enfermedad

Para más detalle sobre la distribución geográfica, véanse los últimos números de Sanidad Animal Mundial y el Boletín de la OIE

DIAGNÓSTICO

El período de incubación de 4-6 días

Diagnóstico clínico

  • Síntomas respiratorios y/o nerviosos:

    • jadeo y tos

    • alas caídas, arrastran las patas, cabeza y cuellos torcidos, desplazamientos en círculos, depresión, inapetencia, parálisis completa.

  • Interrupción parcial o completa de la producción de huevos.

  • Huevos deformados, de cáscara rugosa y fina y que contienen albúmina acuosa

  • Diarrea verde acuosa

  • Tejidos hinchados en torno a los ojos y el cuello

  • La morbilidad y mortalidad dependen de la virulencia de la cepa del virus, del grado de inmunidad a la vacunación, de las condiciones ambientales y del estado de las aves de la explotación.

Lesiones

  • La enfermedad de Newcastle no produce lesiones patognómicas macroscópicas

  • Varias aves deben ser examinadas para realizar un diagnóstico tentativo.

  • Para el diagnóstico final se debe esperar el aislamiento del virus y su identificación

  • Las lesiones que se pueden encontrar son:

    • edema del tejido intersticial o peritraqueal del cuello, especialmente cerca de la entrada torácica

    • congestión y algunas veces hemorragias en la mucosa traqueal

    • petequia y pequeñas equimosis en la mucosa del proventrículo, concentradas alrededor de los orificios de las glándulas mucosas

    • edema, hemorragias, necrosis o ulceraciones del tejido linfoide en la mucosa de la pared intestinal

    • edema, hemorragias o degeneración de los ovarios

Diagnóstico diferencial

  • Cólera aviar

  • Influenza aviar

  • Laringotraqueítis

  • Viruela aviar (forma diftérica)

  • Psitacosis (clamidiosis) (Aves psitácidas )

  • Micoplasmosis

  • Bronquitis infecciosa

  • Enfermedad de Pacheco del papagayo (Aves psitácidas)

  • También errores de manejo, tales como falta de agua, aire, alimentación

Diagnóstico de laboratorio

Procedimientos

 

Identificación del agente

  • Inoculación de los huevos de gallina de 9-11 días de embrionados y a continuación:

    • examen de la actividad de hemaglutinación,

    • inhibición de la hemaglutinación mediante un antisuero específico a la enfermedad de Newcastle.

Evaluación de la patogenicidad

  • Prueba de las placas en cultivos de fibroblastos de embriones

  • Tiempo medio de mortalidad medio de los huevos de gallina que están embrionando

  • Indice de patogenicidad intracerebral en pollitos de 1 día

  • Indice de patogenicidad intravenoso en pollos de 6 semanas

Pruebas serológicas

  • Prueba de inhibición de la hemaglutinación

  • ELISA

Muestras

Identificación del agente

  • Torundas de tráquea y cloaca (o muestras de heces) de aves vivas o de grupos de órganos y heces de aves muertas

Pruebas serológicas

  • Muestras de sangre coagulada o suero

PREVENCIÓN Y PROFILAXIS

No hay tratamiento

Profilaxis sanitaria

  • Aislamiento estricto de los focos

  • Destrucción de todas las aves infectadas y expuestas a la infección

  • Limpieza y la desinfección a fondo de los locales

  • Destrucción adecuada de las aves muertas

  • Control de plagas en las explotaciones

  • Respetar un plazo de 21 días antes de la repoblación

  • Evitar el contacto con aves cuya situación sanitaria se desconoce

  • Control de desplazamientos humanos

  • Se recomienda la cría de un grupo de edad por granja

Profilaxis médica

  • La vacunación a partir de vacunas con virus vivo y/o en emulsión oleosa puede reducir sensiblemente las pérdidas en las explotaciones avícolas

  • Se administran cepas activas B1 y La Sota en agua potable o por aspersión. Algunas veces son administradas por vía intranasal o intraocular. Los pollitos en buen estado pueden ser vacunados desde el 1-4 día de vida, pero la eficacia de la vacunación aumenta si se espera hasta la segunda o tercera semana

  • Algunas otras infecciones (por ejemplo, Micoplasma) pueden agravar la reacción a la vacuna. En ese caso se debe usar vacunas con virus inactivados

REFERENCIAS

   

vacuna contra el Newcastle

Cepa B1

Composición

Cada ml contiene:

Mínimo 107 D.I.50 de virus vivo cepa B1.

Estabilizadores y antibióticos

Indicaciones

Para la prevención de la enfermedad de Newcastle de las aves.

Preparación de la vacuna

Quite el tapón de caucho del frasco que contiene la vacuna liofilizada y añada el diluyente hasta la mitad del frasco. Ponga el tapón y agite hasta obtener una dilución completa. Vuelva esta dilución al frasco de plástico que contiene el resto del diluyente y agite.

Dosis y modo de empleo

Vía nasal:

Coloque el gotero en el frasco plástico y aplicando una ligera presión se dejará caer una gota de la solución en una de las ventanillas nasales de las aves.

Se deberá mantener cerrado el pico de pollo y tapado un orificio nasal y depositar la gota en el otro.

No se debe soltar el pollo hasta que haya inhalado la gota.

Evite topar la nariz del pollo con la punta del gotero.

Vía ocular:

Aplicar una gota en el ojo abierto. La vacuna no es irritante por lo tanto no causa ningún tipo de lesión.

Evite topar el ojo del pollo con la punta del gotero.

Vía oral en el agua de bebida:

Vierta la vacuna en el agua de bebida. El siguiente cuadro lo orientará fácilmente.

Dosis

Edad de las aves

Cantidad de agua

100

1 día a 1 mes

1 litro

100

1 a 3 meses

2 litros

100

más de 3 meses

4 a 6 litros

Mientras menor sea el tiempo en que las aves consuman el agua con la vacuna, mejor será el efecto inmunitario que se obtenga.

 

Revacunación

Para proporcionar a las aves una mayor inmunidad, es necesario revacunarlas conforme el siguiente esquema:

A los pollos vacunados durante la primera semana de vida se les revacunará a las 4 o 5 semanas de edad y a las aves que se vacunaron a las 16 semanas debe revacunarse a los 5 o 6 meses de edad.

Recomendaciones

  • Consérvese en refrigeración 3-7 °C

Presentación

Frascos de 100 dosis y 50 dosis

 

 

Volver a la página inicial del VADEMECUM

  • Evite que la vacuna se derrame o haga contacto con la ropa, manos, ojos. Si esto ocurre, lávese con abundante agua y jabón.

  • Deberá suspenderse todo consumo de agua medicada 24 horas antes de administrar la vacuna por vía oral.

  • El agua utilizada no debe contener cloro o flúor, ya que estos elementos destruyen los virus.

  • En caso de existir focos infrarrojos, éstos deben ser apagados hasta que se termine de consumir el agua con vacuna.

  • La vacuna debe ser usada inmediatamente después de reconstituida.

  • La luz y los rayos solares destruyen los virus, no exponer el agua con vacuna a tales agentes.

  • Los frascos y restos de vacuna no utilizados deben ser quemados.

  • de las aves 

    Anuncios

    ENFERMEDADES MÁS COMUNES DE POLLOS Y GALLINAS: PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

    Ing. Ernesto Romero
    ———————————————BRONQUITIS INFECCIOSA

    Agente causal

    Esta enfermedad es causada por un virus (coronavirus), el cual afecta sólo a pollos y gallinas.

    Síntomas

    Se producen ruidos respiratorios típicos de la enfermedad, tanto en aves jóvenes como en adultas, incluyendo jadeos, estertores (debido a la mucosidad de la tráquea), tos, secreción nasal y ojos llorosos. Basándose solamente en los síntomas respiratorios, es difícil diferenciarla de la enfermedad de NewCastle. A diferencia con la enfermedad de NewCastle, la bronquitis nunca presenta síntomas nerviosos y la mortalidad es menor, la producción de huevo aunque también se afecta, nunca baja hasta cero, la calidad del huevo se altera durante más tiempo y las aves tardan más en normalizar la postura.

    Transmisión La enfermedad

    se transmite fácilmente por medio del aire y cualquier otro medio mecánico. La bronquitis generalmente afecta a todo un lote de aves en forma simultánea, completando su curso respiratorio en 10-15 días.

    Tratamiento y control

    No existe un tratamiento específico y una vez que se presenta es difícil de controlar. Se puede producir inmunidad rápidamente mediante la aplicación de la vacuna. La vacuna de las cepas Connecticut o Massachusetts atenuadas, solas o en combinación, pueden aplicarse desde el primer día de nacidas.

    CÓLERA AVIAR

    Agente causal Es una enfermedad muy contagiosa de los pollos, pavos y otras aves. Es causada por una bacteria llamada Pasteurella multocida.

    Síntomas:

    Puede presentarse en tres formas: En la forma aguda, el cólera aviar ataca todo el cuerpo, afectando a gran cantidad de animales y causa una mortalidad elevada. Gran cantidad de las aves dejan de comer y beber, perdiendo peso en forma rápida; pudiendo presentarse diarrea de color amarillo verdoso y una marcada caída en la producción de huevos. Puede ocurrir parálisis debido a las inflamaciones de las patas y dedos.

    En la forma sobreaguda, produce la muerte súbita de animales aparentemente sanos. El ataque es tan rápido que el mismo avicultor puede no notar que está ante un brote de la enfermedad.

    En ocasiones puede adoptar la forma crónica, en la que la enfermedad se localiza, provocando inflamaciones en la cara y barbillas de las gallinas. Las barbillas pueden tomar un color rojo vino y sentirse calientes al tacto. El cólera por lo general no se presenta en pollos jóvenes, pero sí en los pavos.

    Transmisión

    Los desechos físicos de las aves enfermas contaminan el alimento, agua y la cama, infectándose así los otros animales sanos. También pueden infectarse cuando las aves sanas picotean los cadáveres de animales que padecieron la enfermedad. El brote se presenta entre los cuatro y nueve días después de contraída la infección.

    Tratamiento y control

    Para su tratamiento se ha recomendado el uso de sulfas, como la sulfaquinoxalina. Otros productos como enrofloxacina y fosfomicina se recomiendan para el tratamiento de esta y otras enfermedades respiratorias.

    Para controlar la enfermedad se recomienda eliminar pronto los cadáveres, con el fin de no sean consumidos (canibalismo) por las otras aves. Se debe hacer una limpieza y desinfección total de las instalaciones y equipo. La aplicación de bacterinas es aconsejable en la mayoría de las zonas donde exista un alto grado de riesgo de que se presente un brote.

    CORIZA INFECCIOSA

    Agente causal

    Esta enfermedad es producida por una bacteria llamada Haemophilus gallinarum.

    Síntomas

    Entre los primeros síntomas se presentan estornudos, seguidos por una supuración maloliente e inflamación de los ojos y senos nasales. Conforme avanza la enfermedad, el exudado se vuelve caseoso (como queso) y se acumula en los ojos; produciendo hinchazón y en muchos casos hasta la pérdida de los ojos. El problema se puede acelerar o agravar cuando se presentan cambios bruscos de las corrientes de aire, de temperatura, humedad, o por la desparasitación y vacunación. Generalmente disminuye el consumo de alimento y la producción de huevos.

    Transmisión La enfermedad

    se puede transmitir de un animal a otro y de una parvada a otra por contacto directo, por medio de las partículas de polvo que mueve el aire entre galerones o por medio de las personas que cuidan de los animales.

    Tratamiento y control

    El mejor control es mediante la prevención, criando nuevos lotes de pollitas en galpones alejados de las aves viejas o de aquellas sospechosas de ser portadoras de la enfermedad. No existe un tratamiento específico, aunque se recomienda el uso de antibióticos para evitar posibles infecciones secundarias.

    Se puede aplicar antibióticos como la estreptomicina por vía intramuscular en una dosis única de 200 miligramos por polla o gallina, o de 300 a 400 miligramos por gallo. La eritromicina en el agua de bebida, en dosis de 0,5 g/galón (3,785 l) durante siete días, o en el alimento a razón de 92,5 g por tonelada, durante 7 a 14 días.

    ENCEFALOMIELITIS AVIAR

    Agente causal

    La enfermedad es causada por un “enterovirus” del grupo de los picornavirus. Generalmente afecta a aves entre la primera y tercera semana de edad y a las adultas durante el período de postura.

    Síntomas

    Los síntomas se presentan con más frecuencia en animales jóvenes, al manifestar un caminar vacilante, incoordinación y hasta parálisis parcial o total. A medida que aumenta la incoordinación muscular, las aves tienden a sentarse sobre los tarsos (talones), empeorando hasta que ya no puedan caminar. Al manipular estas aves, se puede sentir los temblores rápidos del cuerpo.

    Transmisión

    La encefalomielitis se transmite principalmente por medio de los huevos de aves infectadas; aunque no se descarta la posibilidad de propagarse en forma directa o por medio de las heces.

    Tratamiento y control

    No existe tratamiento curativo y se recomienda el sacrificio de los animales jóvenes afectados. Los reproductores vacunados después de las 10 semanas de edad transmiten la inmunidad a la progenie por medio del huevo.

    ENFERMEDAD RESPIRATORIA CRÓNICA (CRD)

    Agente causal

    Es causada principalmente por Mycoplasma gallisepticum, aunque también se ha encontrado Escherichia coli.

    Síntomas

    Los primeros síntomas se asemejan a los producidos por las enfermedades de New Castle y bronquitis infecciosa, tales como dificultad al respirar, mucosidad nasal y estertores de la tráquea. Con frecuencia se encuentra un material blancuzco y espumoso en la tráquea y sacos aéreos. En los casos avanzados de la enfermedad se puede apreciar el hígado y corazón cubiertos por un exudado de color blanco o amarillo. El curso de la enfermedad es lento.

    Transmisión La enfermedad

    se transmite por contacto directo, de una ave a otra o por medio de las partículas de polvo que lleva el viento de un galpón a otro. El problema principal es que las gallinas pueden transmitir la enfermedad a sus hijos por medio del huevo.

    Tratamiento

    Aunque el tratamiento con antibióticos específicos da resultados satisfactorios, económicamente hablando, lo mejor es su control mediante la eliminación de los animales enfermos. Las pruebas serológicas permiten detectar las reproductoras positivas a nivel de granja, con lo que se puede ofrecer aves libres de esta enfermedad. Los huevos fértiles podrían tratarse con antibióticos como el tartrato de tilosina, para eliminar los microorganismos de M. gallisepticum.

    El glutamato de eritromicina en concentraciones de 2 g/galón de agua durante tres días ha reducido notablemente la infección. El tartrato de tilosina se emplea con muy buenos resultados en dosis de 0,5 g/l de agua, durante 2-3 días, dependiendo de la infección.

    GUMBORO O BURSITIS

    Agente causal

    Esta enfermedad es causada por un birnavirus, el cual es muy resistente a las condiciones ambientales desfavorables, por lo que se dificulta su erradicación de las granjas infectadas.

    Síntomas

    Muchas veces, el primer síntoma de la enfermedad de Gumboro o Bursitis es un ruido respiratorio. Otros síntomas que se pueden apreciar son decaimiento, plumas erizadas, temblores, diarreas acuosas y postración. Los brotes ocurren con más frecuencia cuando las aves tienen de 3 a 8 semanas de edad. La mortalidad por lo general no sobrepasa el 10% y en una segunda infección del mismo lote, la mortalidad es aún menor. La Bolsa de Fabricio (ubicada sobre la cloaca), se encontrará inflamada y su tamaño puede ser dos o más veces su tamaño normal. En animales sanos, la Bolsa de Fabricio es más pequeña que la vesícula. En los casos crónicos, la bolsa será más pequeña (se atrofia), por lo que la respuesta a la vacunación es menor, aumentando la susceptibilidad a otras infecciones.

    Transmisión

    La enfermedad es muy contagiosa y se transmite por contacto directo de las aves, de sus excrementos; o por medio del equipo y ropa de los operarios.

    Tratamiento

    Todavía no se conoce un tratamiento adecuado. La prevención, de las reproductoras y las aves jóvenes, mediante la vacunación es el mejor control de la enfermedad. El método más eficaz para controlar la enfermedad de Gumboro es la de inducir una alta inmunidad a las madres, la cual es transmitida a sus hijos por medio del huevo

    INFLUENZA AVIAR

    Agente causal

    Al igual que otros virus de la influenza aviar, pertenecen a la familia Orthomyxovridae. Todos los virus de la influenza que afectan a los animales domésticos son del grupo “A”. Los otros grupos “B” y “C” afectan sólo al ser humano; sin embargo el tipo “A” es el que origina generalmente las epidemias más importantes en el hombre.

    Síntomas

    Las infecciones causadas por Influenza Aviar Altamente Patógena (IAAP) dan como resultado una marcada depresión, plumas erizadas, inapetencia, sed excesiva, caída en la producción de huevo y diarrea acuosa. Esta última es de un color verde brillante, modificándose a casi totalmente blanca.

    Las aves adultas con frecuencia presentan inflamación de las barbillas y crestas, además de edema alrededor de los ojos. A menudo se encuentran las puntas de las crestas con un color cianótico o morado. Los últimos huevos puestos después de iniciado el brote, por lo general son sin cascarón. Los síntomas respiratorios pueden o no ser un factor significativo de la enfermedad, debido a la gravedad de la lesión en la tráquea y a la acumulación de mucosidad. La mortalidad y morbilidad, de hasta un 100%, puede presentarse durante las primeras 24 horas y prolongarse hasta una semana o más; aunque algunos animales gravemente afectados podría recuperarse.

    Esta enfermedad puede confundirse fácilmente con New Castle o con enfermedades agudas bacterianas como el cólera aviar.

    Transmisión

    Se cree que las aves acuáticas migratorias son generalmente las responsables de introducir el virus en los pollos y gallinas. Las investigaciones indican que el virus se extiende de unas a otras por medio del movimiento de las aves infectadas, equipo, cartones para huevo o camiones con alimento contaminado y por medio del agua contaminada con secreciones y por vía aérea o aerosol, cuando estornudan los animales infectados.

    Tratamiento y control

    Las vacunas inactivas en aceite han demostrado ser efectivas, tanto para reducir la mortalidad como para prevenir la enfermedad.

    El tratamiento

    con hidrocloruro de amantadina ha sido aprobado para uso en humanos desde 1966 y es efectivo para atenuar la severidad e incidencia de Influenza Aviar. Puede administrarse por medio del agua de bebida.

    No existe evidencia que justifique inquietud alguna de que los virus aviares sean una amenaza para los humanos.

    ENFERMEDAD DE MAREK

    Agente causal

    La enfermedad es causada por un virus herpes.

    Síntomas

    En pocas ocasiones ocurre que algunos animales mueren sin presentar los síntomas característicos de la enfermedad; sin embargo, en la mayoría de los casos la afección se presenta en los nervios ciáticos, lo cual les produce cierto grado de parálisis de las patas y alas. En casos avanzados se ve a los animales caídos con una pata estirada hacia adelante y la otra hacia atrás, y una de las alas caídas, como tratando de apoyarse en ella. Como parte del complejo de leucosis, también se puede observar tumores en el hígado, pulmones, riñones, ovarios, ojos y en otros órganos.

    Debido a la parálisis de las patas, los animales no pueden movilizarse hasta los comederos y bebederos, por lo que gradualmente pierden peso hasta que postradas en el suelo, mueren por inanición. Los músculos de la pechuga se reducen casi por completo, palpándose sin carne el hueso del esternón o quilla. Los síntomas aparecen generalmente después de las 15 semanas de edad; siendo la mortalidad superior al 50 % en lotes de aves no vacunadas.

    Transmisión

    La transmisión del virus se lleva a cabo principalmente por medio de las escamas que se desprenden de los folículos (raíz) de las plumas, las cuales se transportan por el viento. Estas escamas se adhieren a las partículas de polvo que se acumula en las paredes y cedazo de los gallineros, donde puede sobrevivir por más de un año en esas condiciones. De ahí la importancia que tiene la sanidad en las instalaciones, por lo que se debe sacudir los cedazos con frecuencia.

    Tratamiento y control

    Hasta el día de hoy no se conoce ningún tratamiento contra la Enfermedad de Marek. Su control se realiza mediante la vacunación de todos los animales, por la vía subcutánea en dosis de 0,2 ml, durante las primeras 24 horas de vida. Esta vacuna protegerá a las aves durante toda su vida. La vacuna debe ser aplicada a las aves recién nacidas antes de que salgan de la planta de incubación.

    NEW CASTLE

    Agente causal

    La enfermedad de New Castle es producida por un paramyxovirus. Aunque se conoce solo un serotipo del virus, se han
    aislado diferentes cepas, que se clasifican de acuerdo a su virulencia o la velocidad con que pueda matar al embrión. La cepa “lentogénica” (La Sota) es la que tarda más tiempo en matar el embrión, la “mesogénica” (B1 y Roakin) es la cepa intermedia, y la “velogénica” (Kansas) la cepa más patógena y que toma menos tiempo en matar el embrión.

    Actualmente el país se encuentra libre de esta enfermedad y así fue declarado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos de América (USDA).

    Síntomas

    Los primeros síntomas son problemas respiratorios con tos, jadeo, estertores de la tráquea y un piar ronco, siguiendo luego los síntomas nerviosos característicos de esta enfermedad; en que las aves colocan su cabeza entre las patas o hacia atrás entre los hombros, moviendo la cabeza y cuello en círculos y caminando hacia atrás.

    La mortalidad puede ser mayor al 50 % en animales jóvenes, en ponedoras, aunque no es tan alta, aparecen los síntomas respiratorios y la producción de huevos baja a cero en uno o dos días. La producción se recupera unas seis semanas después, pero se encontrarán huevos con la cáscara delgada y deforme, y algunos hasta sin la cáscara. En los animales afectados con New Castle se puede observar a veces una diarrea verdosa que indica la falta de ingestión de alimentos.

    Transmisión

    Esta enfermedad es muy contagiosa y se transmite por medio de las descargas nasales y excremento de las aves infectadas.

    Tratamiento y control

    No existe ningún tratamiento efectivo contra la enfermedad de New Castle. El único control se logra mediante la vacunación, la cual se repite varias veces durante la vida del animal. Se recomienda como norma general, la primera vacunación a los cuatro días de nacidas con la Cepa B1 del tipo suave, luego se continúa a las cuatro y doce semanas con la Cepa La Sota. De aquí en adelante se vacunará cada tres meses con la Cepa La Sota. Para facilidad de aplicación, cuando son lotes grandes de aves, se recomienda hacerlo por medio del agua de bebida, en cantidad suficiente como para que la puedan consumir en unos 15-20 minutos. Como estabilizador, al agua se le debe agregar leche descremada en polvo, a razón de una cucharada por galón.

    VIRUELA AVIAR

    Agente causal

    Es producida por el virus (Borreliota avium), el cual se disemina muy lentamente. En nuestro medio rural se le conoce como “bubas” y “pepilla”.

    Síntomas:

    La viruela aviar se presenta en dos formas: La forma húmeda o diftérica, afecta las mucosas de la garganta, boca y lengua, provocando la formación de úlceras o falsas membranas amarillentas; y

    La forma cutánea o seca, que produce costras o granos en la cresta, barbillas y cara.

    A pesar de que la forma cutánea es la más frecuente; la forma húmeda produce una mortalidad más inmediata. En brotes severos, los animales se ponen tristes, dejan de comer y bajan de peso. Los síntomas característicos de las pústulas o granos de la cara y cresta así como los parches amarillos necróticos de la garganta y boca son difíciles de confundir. Estos parches necróticos en la boca, conocidos en nuestro país como pepilla, y los granos de la cara no se deben de eliminar, pues al quitarlas dejan úlceras sangrantes y se aumenta el contagio a otros animales sanos.

    Transmisión

    El virus se transmite por contacto directo, de un animal a otro o por medio del alimento o agua de bebida. Los zancudos u otros insectos que chupan sangre podrían ser transmisores de esta enfermedad entre aves y galerones. Los animales que han padecido la enfermedad y se recuperan, quedan como portadores del virus, por lo que se recomienda eliminarlos o al menos no mezclarlos con animales más jóvenes y sanos.

    Tratamiento y control

    No existe ningún tratamiento efectivo, aunque se recomienda el uso de antibióticos con el objetivo de evitar infecciones secundarias. El uso de la vacuna es una práctica común entre los avicultores, quienes lo hacen de rutina por su bajo costo y facilidad de aplicación. Se recomienda revacunar cuando algún animal aparezca con los síntomas descritos.

    http://gallosdenavaja.galeon.com/productos1224514.html

    Para evitar brotes severos de la enfermedad, se debe vacunar de inmediato a todos los animales que no muestren los síntomas característicos; sin embargo, una vez que se manifieste alguno de ellos, no es aconsejable vacunar, ya que una fuerte reacción a la vacuna les podría ocasionar la muerte.